Estamos en el comienzo de la 4ta revolución industrial

El IIoT, o Internet de las cosas industrial, representa una nueva forma de crear flujos de datos que previamente eran inaccesibles para el negocio. IoT hace referencia a dispositivos que históricamente no estaban conectados a Internet, pero que ahora lo están, por ejemplo, notebooks, smart Tv's y cámaras de seguridad. El Internet de las cosas industrial (IIoT) se refiere más específicamente a dispositivos industriales que ahora están equipados con las capacidades para enviar datos a sistemas HMI y SCADA o la nube. Estos dispositivos "inteligentes" pueden incluir diversas herramientas como sensores, válvulas, interruptores o dispositivos de campo que se conectan a la red.

Las barreras para adoptar la tecnología IIoT han caído dramáticamente en la última década. Los desafíos para implementar soluciones IIoT que incluían componentes costosos para agregar conectividad de red, dificultad para agregar datos de flujos de datos dispares y la falta de una base de datos centralizada o sistemas de control.

Ahora, esas barreras han desaparecido en su mayoría, gracias a las mejoras en la tecnología y al nuevo enfoque de la creación de soluciones independientes para leer y escribir datos.

La inteligencia es una de las principales características del IIoT, ya que es posible interconectar diferentes elementos de una fábrica en entidades inteligentes auto-organizadas (servicio Web, componentes SOA) que serán interoperables y capaces de actuar de forma independiente, en función del contexto, las circunstancias o el ambiente.

Arquitectura, Ya que el IIoT se encuentra en desarrollo, no se tiene una arquitectura final definida, pero se pronostica que va a estar basada en una “Arquitectura Orientada a Eventos” construida de abajo hacia arriba y estará inspirada en un contexto de operaciones y procesos en tiempo real, todo esto busca tener un arquitectura preparada para afrontar escenarios insólitos, donde sean capaz de coexistir con nuevos modelos mediante Machine Learning e Inteligencia Artificial para interpretar los datos y aprender de ellos.

Sistema cerrado o complejo, debido al gran número de agentes autónomos en las líneas de producción de las industrias, se producen una gran cantidad de enlaces e interacciones, además de su capacidad para integrar nuevos elementos, es considerado un sistema complejo cuando se trata de semi-búcles, sin embargo en un entorno más global se verá como un sistema caótico por la cantidad de semi-búcles que interactúan de manera independiente.

Beneficios

Flexibilidad
Agregando la inteligencia a las máquinas y herramientas de una fábrica así como a otros elementos tales como depósitos, existencias de materias primas y de productos semielaborados, asegurando enlaces y comunicaciones a través de una red interna ella misma conectada a Internet, esto incluye gran flexibilidad en el proceso productivo y gran adaptabilidad a situaciones inesperadas, todo lo que puede contribuir al aumento y mejora de la producción.

Personalización
Las particulares necesidades y conveniencias de consumidores finales, así como de intermediarios, proveedores, y asociados, que de alguna manera se encuentren relacionados o involucrados con el proceso productivo en sí, y/o con sus insumos, y/o con sus productos, pueden ser mejor contempladas a través de algún grado de personalización o de adaptación, por ejemplo modificando algunas características de los productos a ellos destinados, y/o asegurando ciertas fechas de entrega o ciertos plazos de entrega.

Herramientas
El sistema del IIoT es capaz de generar un flujo regular de información, muy superior al que podría disponerse si se usarán esquemas, estrategias logísticas, y modos de producción más tradicionales.
Además, estas informaciones pueden ser intercambiadas muy rápidamente, tanto internamente (por comunicación directa o a través de una Intranet) como externamente (por comunicación a través de Internet), lo que abre interesantes posibilidades con los actores logísticos externos al propio lugar o emplazamiento de la producción, en el sentido que fácilmente podría permitir adaptaciones a situaciones cambiantes, tanto a nivel interno de la planta industrial o cadena de producción, como a nivel general.

Ahorro
Ya no basta con gestionar razonablemente bien las materias primas involucradas o producidas, buscando además la optimización del uso energético o de la producción energética. Ya no basta con manejar estos factores en tiempo diferido, pues se necesita tomar las decisiones en tiempo real.
El IIoT también pretende responder a las problemáticas actuales tanto en cuanto al ahorro de energía como en cuanto a la gestión de recursos naturales y humanos.
Con un sistema organizado sobre la base de una red de comunicaciones y de intercambio instantáneo y permanente de información, se estará mucho mejor preparado para hacer que esta gestión sea mejor y mucho más eficaz, en correspondencia con las necesidades y disponibilidades de cada elemento del sistema, permitiendo mejoras y ganancias para la productividad así como en la economía de los recursos.

¿Te interesó alguna de nuestras propuestas?

Contactate con nosotros.